Ðark Lady

Acerca de tødø y nada a la vez

Me mato con furia...



Estaba sentando, esperando, deseando
que creyeras en supersticiones y así tal vez verías las señales
Pero Dios sabe que este mundo es cruel y yo no soy Dios
Sólo soy un tonto aprendiendo que querer a alguien no hace que te quieran por igual
¿Debería seguir siempre esperando, esperando por ti?
¿Debería seguir haciendo el papel de idiota por ti?
Canté tus canciones, bailé tus bailes 

Le di a tus amigos una oportunidad
Soportarlos no era tan malo como no tenerte a ti
Tal vez has pasado por esto antes, pero es mi primera vez
Así es que por favor ignora 
las siguientes líneas porque van dirigidas a ti
No puedo estar siempre esperando, esperando por ti
No puedo estar siempre haciendo el papel de idiota por ti

Sigo interpretando tu parte, pero no es mi escena
Quiero que la trama dé un giro, ya tuve suficiente misterio
Sigues levantándome y luego me derrumbas
Pero ya estoy en el suelo
Sólo espera un minuto
Sentado, esperando...

Si yo estuviera en tu lugar, bajaría la guardia
Y me preguntaría por qué me tomó tanto tiempo
Pero Dios sabe que no soy tú y si lo fuera, no sería tan cruel
Porque esperar por amor, no es algo fácil de hacer

Por algún motivo, razón o circunstancia, nunca pesqué esta canción. Estaba ahí perdida en mis archivos musicales. Doy gracias por ello, porque tal como dice Muñoz es la hora en que me hubiese estado matando con furia por la letra tan... real. Supongo que Dios, Buda y Satán fueron lo suficientemente buenos como para evitar que me tirara de un acantilado. Ahora es como un “Venga ya lo superaste, tú puedes hacerlo. Te vas a deprimir por lo idiota que fuiste, pero vamos ponle play. Tú puedes hacerlo Jen”. Y la escucho. Lo primero que se me viene a la cabeza es esa horrible sensación de que están trapeando el piso contigo y no sólo eso, sino que con tu permiso más encima. Que sí, que no, no sé, quizás, tal vez, hoy sí, mañana no... Toda esa jodida incertidumbre de no saber en qué van a terminar las cosas.

Y eso surgió a raíz de todas esas conversaciones de nenas que hemos tenido con Natalia y Ana María últimamente. De ahí recordé esa película que con el título te dice todo: “Simplemente no te quiere”. Otra vez un “mátate con furia por idiota” y de ahí llegamos a la canción. Why? Porque en la peli ves todas esas situaciones que pasan en la vida real, pero peor y sin final feliz. “Sólo soy un tonto aprendiendo que querer a alguien no hace que te quieran por igual”. That's it. Eso es lo difícil y lo que nadie quiere reconocer ni aceptar:

“Él/ella no me quiere.





Permiso, tengo que ir a matarme con furia a algún lugar de este planeta”.

Y es que no te cabe en la cabeza que quieras tanto a alguien y que no te corresponda de igual forma. En el momento es algo que no tiene sentido y por eso al final te quedas esperando, porque nunca se sabe, tal vez las cosas cambien. Como sabes que en una de esas va caminando por la calle y zas! le llega la iluminación divina y llega corriendo hacia a ti, porque al fin se le aclaró la película y taraaaaaan! Todos vivieron felices por siempre. Es una posibilidad... la más difícil de todas, pero podría pasar ¿cierto?. Y se lo preguntas al resto, los que ya a esa altura no saben qué hacer ni qué decirte, porque ni ellos ni tú tienen las agallas para admitir lo inadmitible. Y menos cuando Demencia y Negación se convierten en tus guardaespaldas día y noche para protegerte de Rechazo que para ese entonces ya está instalado a sus anchas en tu vida...

Dicen que no hay mal que dure 100 años ni tonto que lo aguante. A veces te demoras en reconocer y admitir que jamás se dará el giro en la trama que tanto esperas, pero al fin y al cabo lo haces. A la buena o a la mala, pero lo haces y eso es lo importante. Nadie puede hacer el papel de idiota por siempre.