Ðark Lady

Acerca de tødø y nada a la vez

El Universo que no fue



Parte de mí ha muerto y no regresará
Y una parte de mí quiere esconder
La parte que se ha quemado

Una vez, una vez
Supe cómo hablar contigo
Una vez, una vez
Pero ya no

Escucha a las sirenas llamándome a casa...

Parte de mí ha rivalizado
Para verlo quemarse
Y mi corazón lo intentó
Pero mira en lo que se ha convertido

Una vez, una vez
Supe cómo buscarte
Una vez, una vez
Pero eso fue antes

Una vez, una vez
Habría dado mi vida y muerto por ti
Una vez, una vez
Pero ya no

Escucha a las sirenas llamándome a casa...

Por culpa de Natalia y PTW he tenido que echar mano a los recuerdos muertos y enterrados para que Empatía se instale entre nosotras durante nuestras conversaciones. Lo malo es que llega Empatía y por detrás me empieza a hacer señas Demencia. Mi pequeño pony y la nube rosada de mi felicidad se ponen en guardia para que Demencia no haga estupideces en mi renovada vida. Sin embargo, mi pequeño pony y la nube rosada de mi felicidad saben que no soy una persona happyandshiny de tomo y lomo, así es que me dieron permiso para azotar la cabeza contra la pared por el universo que no fue (ni será), aunque fuera por breves instantes.

Para más remate se me ocurre la genial idea de ir al cine y ver “La vida de los peces”. En un rato estuve a punto de echarme a chillar, pero no lo hice porque tenía a mi lado a uno de los seres más burlescos de la vida, pero principalmente porque no me gusta que me vean llorar y mucho menos dar explicaciones por esos taldos.

Y es que viendo las cosas así de afuera, puedo decir que a Natalia le quedan varias etapas en su proceso de “Aprendiendo a vivir sin PTW”. Supongo que está en una de las peores etapas, en donde simplemente estás hecha un estropajo que vive porque tienes que hacerlo no más, no por gusto. Pero al final todo pasa y se supera.

Sin embargo, llegar a sentir lo que dice “once” tampoco es del todo agradable. Es una estupidez, pero saber que dirás “no” aun cuando te entreguen el cielo en tus manos, también es traumático. ¿Por qué? Porque es rechazar lo que siempre quisiste y anhelaste una vez. Alguna vez, pero ya no. Ya no... Nadie puede vivir en la incertidumbre del “veremos qué pasa” o del “si va a ser, será”. El momento ideal siempre será el ahora, aunque no lo parezca. Mi pequeño pony y la nube rosada de felicidad me están mirando feo... es hora de volver a poner los pies en la Tierra. Me gusta mi vida y no le cambiaría nada, esto fue sólo nostalgia repentina.

Whatsername



Ella...
Ella grita en silencio
Un sombrío alboroto penetrando en su mente
Esperando una señal para romper el silencio con el ladrillo del auto-control

¿Estás encerrada en un mundo que ha sido planeado para ti?
¿Te sientes como una herramienta social sin ninguna utilidad?
Grítame a mí hasta que mis oídos sangren
Estoy poniéndote atención sólo a ti

Ella...
Ella se ha dado cuenta de que todas sus dudas eran el punto de vista de otras personas
Despertándose esta vez para romper el silencio con el ladrillo del auto-control

¿Estás encerrada en un mundo que ha sido planeado para ti?
¿Te sientes como una herramienta social sin ninguna utilidad?
Grítame a mí hasta que mis oídos sangren
Estoy poniéndote atención sólo a ti

Yo no tenía ni 10 años cuando Billie Joe escribió “She”, pero ya en ese entonces era la “she” de la que habla, aún cuando ni yo misma lo sabía. Es una estupidez del porte de un buque, pero juro que cuando la escucho siento que se han puesto en mis zapatos. El “Scream at me until my ears bleed. I'm taking heed just for you” simplemente me mata. Es la forma tal vez menos convencional de decir “estoy contigo”, pero eso no quita que sea lo mejor que puedas llegar a oír de una persona.

Este es uno de los principales motivos por los que prendí con agua cuando anunciaron la venida de Green Day a Chile. Billie Joe puede cantarle a un millón de tipejas “she”, pero aún así yo voy a creer que es sólo para mí. Ya tengo las entradas, el acompañante perfecto (lo más difícil de todo), así que si Dios, Buda y Satán no me juegan una muy mala pasada, podré escuchar “She” en vivo y en directo. Ni siquiera puedo imaginar cómo será eso. Siguiendo con los dichos de Lady Gaga, supongo que voy a ser tan feliz que me podría morir ahí mismo, aunque esa no es la idea claramente.

En mi eterno yetismo, ahora están anunciando que Incubus, Foo Fighters, Linkin Park, Rage Against the Machine y otras súper mega bandas podrían tocar en un mismo día. Mi primera reacción fue un “diablos!”, pero algo raro me pasó. Se supone que estarían ahí el siempre lindo y talentoso Brandon Boyd, mi ídolo Dave Grohl y Linkin Park... Diablos! Ellos conforman un 50% de lo que musicalmente soy y ni así estoy dándome de cabezazos contra la pared por venir en el mismo mes que Green Day. Mi conciencia alias Rodolfo descartó de plano la idea de ir a verlos. Too much Jen. Increíblemente le encontré la razón y así como vino la idea demente, se fue. Prefiero a Green Day solito que ver a Linkin Park, Foo Fighters e Incubus juntos. Eso ni yo misma me lo esperaba.

Supongo que hay harto de mí en las canciones de Green Day. Algo tengo de Whatsername, la niña “rebelde” de la que se enamora St. Jimmy. Lo “rebelde” es porque la tipa va por la vida con una actitud de rebelde claro está, pero en el fondo eso es sólo una fachada y sólo le permite a algunos -como St. Jimmy- ver lo que es en realidad. “He steals the image in her kiss, from her hearts apocalypse, from the one called whatsername”.

En fin... 24 de octubre llega pronto.

PD: Rodolfo lleva pañuelos porque estoy segura de que me voy a poner a llorar cuando toquen “She”.