Ðark Lady

Acerca de tødø y nada a la vez

Fade to black



Todo el amor se volvió malo dejando mi mundo negro
Tatuando todo lo que veo
Todo lo que soy y todo lo que seré
Sé que algún día tendrás una hermosa vida
Sé que serás la estrella del cielo de alguien más
Pero por qué? por qué? por qué no puede...? ¿por qué no puede ser en el mío?

“El dolor es algo que todos tenemos en común, pero es diferente en cada uno de nosotros. No sólo es la muerte la que nos causa dolor. Es la vida. Son las pérdidas. Es el cambio. Y cuando nos preguntamos por qué apesta tanto a veces y por qué duele tanto, tenemos que tratar de recordar que eso puede cambiar en un instante. Así es como te mantienes vivo. Cuando duele tanto que no puedes respirar, así es como sobrevives. Recordando que un día, de algún modo por imposible que parezca, ya no te sentirás así. Ya no dolerá tanto. El dolor viene para todos en su propio tiempo y a su manera. Así es que lo mejor que podemos hacer y lo que cualquiera puede hacer, es intentar ser honestos. Lo verdaderamente jodido y la peor parte del dolor es que no podemos controlarlo. Así que lo mejor que podemos hacer es intentar sentirlo cuando llega y dejarlo ir cuando podamos. La peor parte es el minuto en que piensas que lo has superado y comienza de nuevo. Y siempre, cada vez logra dejarte sin aliento. Son cinco etapas del dolor. Son distintas en cada uno de nosotros, pero siempre son cinco: Negación. Rabia. Negociación. Depresión. Aceptación”. (Grey's Anatomy. 6x02 Goodbye)

Esta fue una de esas semanas para el olvido. ¿Motivo? Mi estabilidad emocional se fue a la cresta. No suelo perder el control fácilmente, porque estoy acostumbrada a enfrentar las sorpresas y problemas que te da la vida. Sin embargo, cuando es mi pequeño e inentendible mundo personal el que colapsa, todo se va a las pailas. Dicen que la verdad duele y eso me queda más que claro. Duele y por eso tratamos de disfrazarla y de maquillarla un poco. Vemos sólo lo que queremos ver e ignoramos lo que no nos conviene. Tal como lo hice yo, con tan buenos resultados que creí en ese mundo inventado... hasta que la realidad vino a visitarme. Con la sutileza de siempre, echó abajo las falsas esperanzas y me mostró lo que no quería ver a través de un pequeño objeto brillante que me recordó que las cosas no van a cambiar. Esa es la realidad y esa es la verdad, me guste o no.
El autocontrol se fue de paseo y el dolor llegó en su reemplazo. Cuando eso pasaba antes, podía mandar todo a la cresta y desaparecer un par de días de la universidad y listo. Nadie se enteraba. Ahora no puedo hacer eso. El tener que levantarte a trabajar cuando lo único que quieres es dormir 20 horas al día para no hacer frente a la realidad, es horrible, pero lo peor es tener que atornillarte la sonrisa cuando lo único que quieres es salir arrancando a llorar como condenada. Mantener la cordura y actuar como persona adulta no es lo mío, pero hago un intento de ir en contra de lo que haría normalmente: huir.
Tengo claro que esto es sólo el comienzo y que de aquí a fin de año me la pasaré peleando con negación, rabia, negociación, depresión y aceptación, pero no queda otra. Son sólo cuatro meses. ¿Qué más podría pasar en tan poco tiempo?

¿Y si salgo corriendo?


Y este tipo de dolor, sólo el tiempo se lo lleva
Por eso es tan difícil dejarte ir
Y no puedo hacer nada sin pensar en ti
Por eso es tan difícil dejarte ir

Hace un par de semanas atrás, aplané las calles de Providencia escuchando esta canción una y otra vez. Una y otra vez. Y mientras hacía eso me hacía un montón de preguntas como ¿por qué no nací antes? ¿ por qué soy tan re wna? ¿qué tengo que hacer? ¿por qué él? ¿por qué? ¿y si me tiro a la línea del metro?. Etcétera. Hacía un frio de los mil demonios, pero no me importaba. De a poco iba encontrando las respuestas a mis múltiples cuestionamientos, hasta que llegue a la gran conclusión de que dejar ir y olvidar eran mis únicas opciones, porque a mi edad ya no es aceptable salir corriendo y desaparecer sin dar explicaciones.

En esos días el alma se me cayó al piso porque no es fácil tomar una decisión como esa, pero bueno… mi amiga Resignación me puso la mano en el hombro, tomé aire y a seguir adelante. El problema es que en el proceso de aplanar calles santiaguinas, jamás se me pasó por la cabeza que todo iba a complicarse tanto en sólo un par de días. Nunca lo imaginé.

Me mantengo firme con lo que decidí, pero llevarlo a hechos concretos es difícil. Tratar de ser una persona civilizada, mantener una sonrisa y no salir corriendo, es una tarea casi titánica. Es más de lo que puedo soportar. Parece que huir es mi única opción.

Crimen


No lo sé...
¿Cuánto falta? No lo sé
¿Si es muy tarde? No lo sé
Si no olvido, moriré
¿Qué otra cosa puedo hacer?

Se supone que esto tendría que haberlo escrito hace varios días atrás, pero como es la tónica en mi vida últimamente, lo evité el mayor tiempo posible.

Antes que todo, tengo que admitir que soy una experta engañándome a mí misma. Y es que yo juro de guata que si no escribo de algo, es porque nunca existió y por ende, no lo voy a recordar. Tengo un montón de diarios de vida que omiten varios episodios o que de manera muy trucha, arreglé para que todo quedara bonito. Eso suena como una soberana idiotez, pero es mi técnica para hacerme la loca con las cosas que me niego a aceptar... y esas cosas por lo general son sentimientos.

Con toda propiedad puedo decir que Demencia y Negación caminan al lado mío y me dan hasta palmaditas en la espalda de vez en cuando. Esto ya no es como antes. Esto no es como admitir que estás agarrada hasta las patas por tu mejor amigo. Esto es mucho peor. Esto sí que es un problema.

Es ese gusto por querer lo imposible, lo que no deberías y lo que a todas luces es un error. Pero aún así me quedó en medio de esa línea que divide lo correcto de lo incorrecto, pensando en lo que tendría que hacer o no hacer.

¿Solución? Ninguna. ¿Pasos a seguir? Ninguno. Hasta el momento lo único que tengo claro es que se parece a McDreamy y lo adoro de aquí al infinito. Sólo eso. Y es que esto sí que no tiene ni pies ni cabeza. Es otro crimen que quedará sin resolver tal como dice Gus.

Best of you





Tengo otra confesión que hacer: Soy tu idiota
Todos tienen cadenas que romper... Esas que te sujetan

¿Naciste para resistir o para ser abusado?
¿Alguien está obteniendo lo mejor de ti?
¿Alguien está obteniendo lo mejor de ti?
¿Te has ido con alguien nuevo?

Necesitaba un lugar donde dejar caer mi cabeza.... sin tener tu soga al cuello
Me diste algo que no tenía, pero que no servía para nada
Estaba demasiado débil para rendirme. Demasiado fuerte para perder
Mi corazón está bajo arresto de nuevo, pero me liberaré
Mi cabeza está diciéndome “vida o muerte”, pero no puedo elegir
Juro que nunca me voy a rendir. Me niego

¿Alguien está obteniendo lo mejor de ti?
¿Alguien está obteniendo lo mejor de ti?

¿Alguien se ha llevado tu fe?
Es real, el dolor que sientes
Confía, debes confesar
¿Alguien está obteniendo lo mejor de ti?

¿Alguien se ha llevado tu fe?
Es real, el dolor que sientes
La vida, el amor... morirías por sanar
La esperanza lleva ventaja por sobre los corazones rotos
Confía, debes confesar
¿Alguien está obteniendo lo mejor de ti?

Tengo otra confesión que hacer mi amigo: No soy un idiota
Me estoy cansando de volver a empezar... en un lugar nuevo

¿Naciste para resistir o para ser abusado?
Juro que nunca me voy a rendir. Me niego

¿Alguien está obteniendo lo mejor de ti?
¿Alguien está obteniendo lo mejor de ti?

¿Alguien se ha llevado tu fe?
Es real, el dolor que sientes
Confía, debes confesar
¿Alguien está obteniendo lo mejor de ti?


Estos últimos días han sido raros. Raros porque la vida se encargó de pegarme un cachamán en la cabeza y pucha que me dolió. Y es que desde el último post hasta el día de hoy, las cosas no han cambiado mucho. Sigo con cara de niña “Jaded” y “k9”, haciendo un mínimo esfuerzo por descifrar lo que quiero. Y mientras espero la inspiración de la luz divina, me sumerjo en la horrible rutina. En esa misma que jamás pensé que iba a ser capaz de tolerar por mucho tiempo, pero mira tú, logré soportarla. Aunque para conseguirlo tuve que recurrir a la alienación prácticamente.

Y así pasaban los días hasta que fui al concierto de mi amado Dave Grohl y sus boys: mis adorados Foo Fighters. Escucharlos en vivo no tiene precio. Esa maravillosa sensación de que los temas de la banda sonora de tu vida -como esta y “Learn to Fly”, por ejemplo- retumban en tus oídos y que el sonido de la música te traspasa, es para dejarte flotando en una nube. Felicidad absoluta... como no la sentía hace mucho tiempo.

Pero ya sabes que la vida es una cabrona. Apenas logré disfrutarlo y me trajo de vuelta al mundo real de la gente adulta. El mundo donde la gente se enferma y muere. El mundo de mis pesadillas. Ese mismo que jamás he sido capaz de enfrentar porque me da miedo. Hubo días en que sentía que el aire me faltaba al pensar en lo peor y mi primer pensamiento era huir lo antes posible y esconderme debajo de la cama hasta que todo pasara, pero no podía... tengo “responsabilidades”. Una mierda. Afortunadamente, las cosas mejoraron.

Conclusión: Como la niña de Jaded, me siento un poco más viva... pero aún tengo que encontrar el bosque. Qué Dios/Buda/Satán se apiaden de mí.