Ðark Lady

Acerca de tødø y nada a la vez

My last night on Earth

Está ultramega confirmado que soy uno de los seres más dispersos del planeta, pero aún así puedo decir que el 24 de octubre viví mi última noche en la Tierra, porque después de ver a Green Day ando de aquí para allá simplemente flotando en mi nube rosada de la felicidad.

Esperé tanto tiempo para escucharlos en vivo, que no me lo creí hasta que llegó el momento. “Song of the century” sonó de fondo al comienzo del show, pero Señorita Felicidad invadió mi persona sólo cuando escuché los primeros acordes de “21st century breakdown”. En ese instante me volé completamente del mundo y canté todo el rato con la cara llena de risa. En esas tres horas sentí la misma sensación que me provoca “Last night on Earth” cuando la escucho. Una noche de primavera perfecta. Sí, muy pony y muy poco rockero, pero cuando digo que flotaba en una nube, era porque realmente lo hacía.

Sé que estoy rallando la papa muy heavy, pero de verdad fue espectacular. Uno no todos los días puede darse el lujo de escuchar en vivo canciones que compusieron hace una tracalá de años como “Paper Lanterns” por ejemplo. En los temas de la vieja escuela Greenderiana cerré mi bocota y sólo disfruté de esas joyitas de letras sencillas y ritmos rápidos. Esas que siguen cautivando porque hablan simplemente de la vida misma de cualquier veinteañero común y silvestre que anda medio perdido en el mundo. Y es que el espíritu joven sigue en ellos, a pesar de las canciones con trasfondo político o las pintas fashion de ahora. Eso quedó más que claro en el show y en especial por el “te gusta mi poto?” .de Tré Cool. Les sigue gustando el webeo en pocas palabras.

Y así llegamos a la canción que tantas veces me sirvió de consuelo: “She”. Billie Joe cantando en vivo y en directo para 25 mil personas, pero yo juraba que me hablaba a mí.

BJ; ¿Estás encerrada en un mundo que ha sido planeado para ti?
Jen: See :-/
BJ: ¿Te sientes como una herramienta social sin ninguna utilidad?
Jen: Sep
BJ: Grítame a mí, hasta que mis oídos sangren. Estoy poniéndote atención sólo a ti.
Jen: T.T


Y es que aparte de estar idiotizada y en Ummo, me sentí más Whatsername que nunca. En “Letterbomb” me llegó a dar gusto poder gritar “YOU'RE NOT THE JESUS OF SUBURBIA ¬¬!!!”. Ya sé que no tiene mucho sentido, pero es difícil de explicar. “Ella dijo 'no soporto este lugar, lo dejaré atrás'. Ella dijo 'no soporto este pueblo, te voy a dejar esta noche'”. Resumiendo mis incoherencias es sólo un “Déjate de hablar weas y arregla tu vida. Yo ya me aburrí y me largo de aquí. Adiós”.

Ya lo había dicho antes, pero tengo mucho de esa “she” de la que Green Day habla en sus temas. Una idealista de apariencia rebelde que tan sólo busca su lugar en el mundo haciendo las cosas de forma más impulsiva que racional. Es por esto que cuando sonó “Whatsername” tuve que bajar de mi nube y quedarme al lado de mi lindo acompañante. No sé cuándo voy a desaparecer de estos lares ni adónde iré, pero quería capturar ese instante. Tenía que escuchar esa canción con mi mejor amigo. Ese que probablemente se olvide de mí, pero como dice Billie Joe... te puedes olvidar de las personas pero no de los momentos.





Whatsername

Creí haberme cruzado contigo en la calle
Pero resultó ser sólo un sueño
Llegué al punto de quemar todas las fotografías
Ella se fue lejos y yo tomé un camino diferente
Recuerdo su rostro pero no puedo recordar su nombre
Ahora me pregunto cómo estará Whatsername

Tal parece que ella desapareció sin dejar rastros
¿Se habrá casado con el viejo “what's his face”?
Llegué al punto de quemar todas las fotografías
Ella se fue lejos y yo tomé un camino diferente
Recuerdo su rostro pero no puedo recordar su nombre
Ahora me pregunto cómo estará Whatsername

Recuerda... lo que sea
Parece que fue hace una eternidad
Recuerda... lo que sea
Parece que fue hace una eternidad

Los arrepentimientos son inútiles en mi mente
Ella está en mi cabeza
Debo confesarlo
Los arrepentimientos son inútiles en mi mente
Ella está en mi cabeza
Desde hace mucho tiempo

Y en la noche más oscura
Si mi memoria no me falla
Nunca voy a retroceder el tiempo
Olvidándome de ti, pero no de los momentos