Ðark Lady

Acerca de tødø y nada a la vez

El discurso perfecto




Say goodnight not good-bye
Di buenas noches no adiós
You will never leave my heart behind
Nunca dejarás mi corazón atrás
Like the path of a star
Como el camino de una estrella
I'll be anywhere you are
Estaré en cualquier parte que estés

Esta semana he estado pensando más estupideces de lo normal. Y también he recordado muchas cosas. Imagino que todo eso es producto de haber cumplido 23 años y del típico auto análisis que se hace al volvernos cada vez más viejos. Las conclusiones son las mismas de siempre, como que mi Síndrome de Peter Pan es gravísimo, que soy incapaz de proyectarme de aquí a diez años más y cosas por el estilo. Y también descubrí otras. Si bien en 23 años he metido la pata a fondo varias veces, no creo que mi vida esté por tan mal camino. Los porrazos me han servido de mucho. Es por ello, que si mañana mismo me muriera, me iría tranquila. No tengo asuntos pendientes y si hay alguno, es porque no está en mis manos solucionarlo. Mis cercanos saben que los quiero. Encontré mi lugar en el mundo… ¿Qué más podría pedir? Definitivamente, no tendría problema alguno en que mañana el mundo se acabará o que mi propio mundo acabará…

Entre las cosas que estuve recordando, está Dawson’s Creek. Wow! Manera de sufrir con esa serie. Los capítulos finales me los lloré todos. En serio. Entre lo que me dejó llorando a moco tendido, fue el discurso de Jen Lindley para su hija. Me llegó demasiado. Es como si yo misma lo hubiese escrito. En pocas palabras describe todo en lo que creo y en lo que no. Es la forma perfecta de dejar algo significativo para alguien. Espero algún día escribir algo así de bueno...

Aquí se los dejo y a continuación el video respectivo…

“Hola Amy, es mamá. Bien, para el tiempo que veas esto, ya no estaré aquí y sé lo mucho que apesta, para ambas. Así es que viendo que no estaré para molestarte profundamente, pensé que podría darte una pequeña lista de las cosas que deseo para ti. Bien, está lo obvio. Una educación. Familia. Amigos. Y una vida que esté llena de lo inesperado. Asegúrate de cometer errores. Comete muchos de ellos, porque no hay mejor modo de aprender y crecer ¿Está bien? Y quiero que pases mucho tiempo en el océano, porque el océano te obliga a soñar, y yo insisto que tú, mi pequeña niña, seas una soñadora. Dios. Realmente nunca creí en Dios. Es más, gasté bastante tiempo y energía tratando de desmentir que Dios existe. Sin embargo, espero que seas capaz de creer en Dios, porque si hay algo de que me he dado cuenta, cariño… es que simplemente no importa si Dios existe o no. Lo importante para ti es que creas en algo, porque te prometo que esa creencia te mantendrá abrigada en la noche, y yo quiero que siempre te sientas segura. Y luego está el amor. Quiero que ames hasta las puntas de los dedos, y cuando encuentres ese amor, donde sea que lo encuentres, quien quiera que elijas, no huyas de el. Pero tampoco tienes que perseguirlo. Sólo debes ser paciente y vendrá a ti, te lo prometo, y cuando menos lo esperas. Como tú. Como pasar el mejor año de mi vida con la más dulce, la más inteligente y la más hermosa bebé del mundo. No tengas miedo, cariño. Y recuerda, amar es vivir.”



Por siempre serán mis chicos!

Mientras preparaba y buscaba información para un próximo post, me fue inevitable parar la construcción del susodicho. Es que mientras daba vueltas por Youtube buscando videos, me topé con mi oscuro pasado y no lo pude ignorar. Es más fuerte que yo. ¡Encontré los videos de los Backstreet Boys en Viña 98! Oh mai gash! Tiempos aquellos. Si por esa época no hubiese sido una pendeja de 12 años, juro que hubiese vendido mi alma a Satán con tal de verlos en vivo. Tal vez se me pasó por la cabeza esa idea, conociéndome… En fin, Dios/Buda/Satán saben cuanto me gustaban los muchachos. Rallaba la papa pesado con ellos. Tenía las paredes empapeladas de sus fotos y pósters. Me compraban todas las revistas donde aparecían. Gritaba como loca con los videos nuevos. Babeaba de lo lindo con Howie D y Kevin. Mi mundo giraba en torno a los BSB.

Recuerdo que cuando vinieron a Viña en 1998, casi muero de alegría. Estaban –relativamente- tan cerca! En mi país! Ahhhhh! ♥.♥ Me vi todos los putos programas y cuando aparecieron con Checho Hirane, mi sonrisa era de oreja a oreja y el grito que pegué, inolvidable… ♥.♥ Los amaba! Oh sí! Y el show... Wuaaaaaa! Creo que ha sido la única vez que esperé y vi el Festival de Viña del Mar con tantas ganas. Veo los videos y me dan ganas de gritar Aaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh!!!! Mijitos!!!! tal como lo hacía hace diez años atrás. Ellos marcaron mi vida, aunque suene exagerado. Ya verán porqué…

Ahora pondré algunos de los videos, acompañado de su influencia ;)

Nota: Para los de oído musical sensible, no es necesario que pongan play. Si quieren pueden leer solamente. No me enfadaré…


A la vuelta de la esquina



Tengo casi 23 años, observo con atención este video y ver bailar como stripper a Howie D con el torso desnudo –con lluvia incluida- en un primer plano, hace que todo tipo de cosas se me pasen por la cabeza. Por Jesús! ¿Eso veía a los 12 años? Con razón ningún tipo me parece lo suficientemente bueno. Es que yo juraba y re juraba que un día por la calle me iba a encontrar con un ejemplar de esos a la vuelta de la esquina. Lógicamente, el mundo se encargó de enseñarme que no era así. Triste realidad. Y yo que pensaba que mi príncipe azul con aires de pop star podía estar cerca! Shit!

Como he dicho mi favorito era Howie D, el latino. También me gustaba Kevin, pero no tanto. Supongo que en esos tiempos, no lograba visualizar que…¡el hombre está hecho a mano! Mai gash! ¡Qué tipo! Uff! Ejem! Volviendo a Howie, fue por su culpa que después sólo me gustaban los chicos de pelo rizado. Es mi debilidad, así como luego lo fueron los guitarristas. Y si guiñan el ojo –así con el muchacho Howie- me derrito. Vaya influencia!

En conclusión, ver tanta perfección junta a una edad donde eres tan influenciable, creó en mi la idea de que eso era normal. ¿Ven? Ahí está la explicación del porqué me empeño en los imposibles! Siempre lo supe, ¡es culpa de los BSB!


Intentos de ser una pop star



El que diga que cantar y bailar a la vez es fácil, miente descaradamente. Las dos cosas por separado, cuestan bastante. Cuando intentábamos hacer las armonías de voces –con mis compinches de básica- estábamos más cerca de parecer perros aullando que de lograr combinar las voces como los BSB. Y eso que tan malas voces no teníamos. En honor a la verdad, mis amigas no tenían tan mala voz. Hasta cantamos una vez frente al curso. Ni vergüenza nos dio. Ahora lo pienso y no sé cómo diablos fuimos tan descaradas. Al menos yo, que ni siquiera tengo voz. Si ahora me dicen que me plante a cantar frente a 40 personas, les diría que prefiero tirarme de un 11º piso antes que hacerlo. Ni loca. Esa fue una ocasión única. Se lo perdieron!

En mi primer año de enseñanza media (1999), ya no seguía con el mismo grupo de amigas sino que era el principio de la era Daria y Jane. Mi amiguis Yeny hizo su aparición y como dicen por ahí “Dios las crea y el Diablo las junta”. Ella era fan de Michael Jackson y yo de los BSB. Las peleas que armábamos por defender a nuestros protegidos, son inolvidables. Las únicas veces que hemos discutido, ha sido en esos años y por esos tipos. Sin embargo, una vez tuvimos que hacer tregua y unir el poder de las “estrellas del pop”. En nuestra asignatura de Música, el enano y déspota profesor nos asignó –a gritos- nada más y nada menos que hacer coreografías. Teníamos que conseguir un grupo. Eso era algo totalmente desagradable, si se toma en cuenta que éramos de los más antisociales y que odiábamos a más de la mitad del curso. A final de cuentas, terminamos en el grupo más grande, con los que mejor nos caían y con los que menos idea tenían de baile. Éramos alrededor de quince al principio y de esos, unos diez eran hombres. En vista de que nadie tenía idea de nada, sita Yeny y yo tomamos el mando. Ella conocía los pasos de Michael Jackson y yo los de BSB. La coreografía iba a ser a todo trapo. Al menos eso creíamos. Mis machistas compañeros fueron los primeros en hacer problemas. No querían hacer los mismos pasos de unos maricas como los BSB. “No somos gay”, eso decían mientras se quedaban sentados mirando como nosotras intentábamos hacer algo con el poco talento que había. Las cosas iban muy lentas, así que no quedó otra que ponernos como nazis para que nos hicieran caso. Cuando los tipos volvieron a decirme que no bailarían nada de esos “gays”, me planté frente a ellos y les dije que entonces empezaran a crear sus pasos de macho y que se dejaran de joder. Me hicieron caso y estuvieron horas tratando de hacer pasos, hasta que volvieron con la cabeza gacha admitiendo su derrota y diciendo que nos obedecerían. Desde ese momento los hacíamos repetir una y otra vez los pasos hasta que los dominaban por completo. Si se equivocaba uno, empezaban de nuevo. Pasábamos horas bailando y tratando de lograr la sincronización. El grupo se hacía cada vez más grande y al final era casi todo el curso. La coreografía salió de maravillas y mis compañeros nunca más volvieron a decir que esos eran bailes de maricas.


I'd go anywhere for you…



…Anywhere you asked me to
I'd do anything for you
Anything you want me to ♪

Yo entiendo lo que dice, porque aprendí inglés por y para los BSB. Me cargaba la idea de no entender el “maravilloso” contenido de sus canciones, así que agarré un par de libros y empecé a estudiar. ¡Estudiar! ¿Pueden creerlo? Y por cuenta propia! Ese fue otro hecho milagroso digno de ser filmado, porque dudo que alguien confíe en mi palabra. Estudiar en un verano, no es algo propio de mi. De hecho, en ninguna época es propio de mí. Creo que ese ha sido el legado más valioso que me dejó mi fanatismo histérico por estos muchachos. De cuantas me ha salvado. En los cuatro años de enseñanza media, no hubo una sola clase de inglés en que no hiciéramos escándalos con mis amigos. Siempre nos daban los ataques de risa y no hacíamos nada, mientras nuestra apática profesora nos miraba y nos miraba, hasta que soltaba una pregunta y nos quedábamos callados. Mis amigos miraban el libro y me preguntaban discretamente “¿Qué wea dijo?” y yo les decía la respuesta. Si nunca nos echaron de clases, es porque supuestamente, pese al barullo que formábamos, igual “prestábamos” atención a la clase. Mentira grande y cochina. Si no hubiese sido porque yo sabía lo que nos enseñaban, de seguro nos habrían mandado a inspectoría. Y es que cada vez que teníamos una tarea, yo la hacía en un dos por tres y no podían retarnos. En cuanto se iba la vieja, tenía que explicarles a mis amigos de que iba la tarea. Que no se diga que no aprendieron inglés.

Del mismo entendimiento del inglés y del descubrimiento de lo mamonas que eran las letras, en mi tonta cabezota se generó la idea de que cualquiera podía llegarte con unas palabras así de bonitas: “Donde quieras yo iré, al fin del mundo llegaré. Lo que quieras yo haré”. Otra vez el mundo se dio la delicadeza de mostrarme que eso no era posible. Y si lo hacían, al rato te darías cuenta de que no era así. Triste realidad!

Cielos! No pensé que el post sería tan largo. Es que recordé muchas cosas y todavía sigo riéndome sola. Ya no escucho su música, claro está, ni sé que pasa con ellos, pero no cabe duda de que fueron una gran influencia en mi vida. Para bien o para mal. De seguro en unos años más seguiré viendo los videos y seguiré babeando, porque hay que decirlo: Son demasiado lindos!!!! Y creo que aún estoy en posición de decir que me casaría con Howie XD


Ahí van las fotos que más me gustan ;)

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhh!!!! (Leáse en tono histérico y como grito)



El-día-que-no-debe-ser-nombrado


El Día de San Valentín/de los Enamorados/ 14 de Febrero nunca me ha hecho cosquillas ni en lo más mínimo. Como funciono al revés del común de la gente, fechas como ésta o Navidad, Día del Padre/Madre, Semana Santa y similares no me emocionan y no las celebro. Son tan comerciales que llega a dar asco. Además, no veo porque tiene que existir un día especial para celebrar a tu madre/padre/perro/gato/novio si puedes hacerlo el día que se te ocurra. ¡No tienen que decirte cuando hacerlo! Aaagg! De verdad me estresan. Y ni hablar de Semana Santa o Navidad, es un chiste.

En fin, quedan pocos días para el Día del Amorsh o El-día-que-no-debe-ser-nombrado y ya he escuchado a más de dos personas que quieren morirse o encerrarse en un cuarto oscuro hasta que pase. ¿Por qué? No le encuentro lógica. ¡Es un día más! Sé que tanto escándalo se debe a esos hermosos recuerdos de Días-que-no-deben-ser-nombrados-anteriores o al simple hecho de estar más sola/o y botada/o que perro callejero, pero tampoco es para caer en depresión. Es cierto que todos pasan por el lado tuyo derrochando amor en nube rosada, mientras tú vas con la nube negra encima con el cartel de “Estoy sola y qué?”, pero no vale la pena amargarse el resto del día pensando en dónde diablos anda tu alma gemela o con quién carajo está en esos momentos el fulano del ex. Es una pérdida de tiempo. En vez de lamentarse por la ausencia de amorsh en la vida, mejor es dedicarse a aprovechar lo que se tiene de momento. Pueden ser los amigos dementes y chalados que nunca faltan, las mascotas consentidas o la siempre leal familia. Todo depende del punto de vista que se aplique y El-día-que-no-debe-ser-nombrado puede ser más agradable de lo que se espera.

Bendito resfrío

En mi vida había dado gracias por resfriarme. Por fin, Dios/Buda/Satán hicieron algo bueno por mí. Si no me lo hubiesen enviado, no sé como podría haber explicado el caracho que ando trayendo estos días. Impresionante. Por lo menos así pasa piola todo. El caracho, los monosílabos, el mal genio y las quejas injustificadas. Si la cabeza empieza a darme vueltas, ya no sé si es por pensar mucho o porque es una jaqueca. Si ando como zombie no sé si es porque tengo el ánimo por los suelos o porque el resfrío me tiene débil. ¿Hay sol? No lo sé. Ya no lo siento y mis manos se congelan.

Los días que pasan pueden resumirse en una sola canción, en un mismo ritmo, en las mismas palabras y en los mismos sentimientos que evoca…


Light up, light up
Ilumínate, ilumínate
As if you have a choice
Como si tuvieras elección
Even if you cannot hear my voice
Incluso si no puedes escuchar mi voz
I'll be right beside you dear
Estaré al lado tuyo querido

Louder, louder
Más fuerte, más fuerte
And we'll run for our lives
Y correremos por nuestras vidas
I can hardly speak, I understand
Apenas puedo hablar, entiendo
Why you can't raise your voice to say…
Porqué no puedes levantar tu voz para decir…

Tiempo fuera



Lay down a list of what is wrong
The things you've told him all along
And pray to God he hears you
And pray to God he hears you

Where did I go wrong, I lost a friend
Somewhere along in the bitterness
And I would have stayed up with you all night
Had I known how to save a life


Esto ya parece un muro de los lamentos. Abundan las semi-desgracias y las peticiones al cielo. En fin…whatever. Ahí vamos de nuevo. Desde que abrí mi bocota para no ser como Jules , las cosas no han sido fáciles. Por no decir que mejor me hubiese hecho de la vista gorda y dejar que en un par de años más me llegaran con el parte de matrimonio. Tal vez habría sido lo más sensato. Quien sabe. En estos meses, todo ha sido un tira y afloja. Te hablo, no te hablo. Te quiero ver, no te quiero ver. Estás hecho mierda, estás reluciente… Por mucho que arreglemos las cosas, siempre volvemos al mismo punto. Es como dar vueltas en círculos, al menos para mí. Todo se repite una y otra vez. La misma conversación. La misma canción de telón de fondo. Me rindo. No sé cómo salvar una vida. Ni siquiera la mía.

Hace muy poco rato tuve una de esas conversaciones horrorosas, en que luego de lanzar las primeras palabras rezaba para que un rayo me partiera ahí mismo con tal de no seguir. Me hice un nudo y no me explique bien, lo sé, pero es difícil. En pocas palabras, simplemente no sé como seguir con la pseudo-amistad. No sé que hacer. No sé cómo evitar que el Michael que me tocó deje de importarme. “There's always something more you wish he'd say”. Tal vez espero demasiado.




He's everything you want
He's everything you need
He's everything inside of you
That you wish you could be
He says all the right things
At exactly the right time
But he means nothing to you
And you don't know why