Ðark Lady

Acerca de tødø y nada a la vez

Las baladas de Juana al son coreano


Será culpa de que me llega poco oxígeno al cerebro o por la fiebre que me tiene con los cachetes como Heidi, pero ando haciendo mezclas no convencionales. Como leer a la siempre intensa Juana de Ibarbourou mientras escucho canciones de doramas. Este tema de Master's Sun lo encuentro tan hermoso, que aunque hablara de calcetines y paraguas igual lo sentiría especial. Por fortuna, la letra no habla sobre incoherencias sino de cosas que se me hacen -para mí desgracia- algo conocidas. 

En mi estado febril, la escuché leyendo la “Balada del amor ignorado” y casi morí, porque a fin de cuentas, todo se reduce a guardar distancia como método de control de daños. Eso suena horrible, pero como dice el tema “está bien, incluso si...”. Resignación me da palmaditas en la espalda.

Paso al siguiente poema: “Balada del amor triste”, con ese nombre no debería ni leerlo, pero lo hago. Total, un poco de masoquismo no le hace mal a nadie. Y sí, Juana de Ibarbourou acertó con el título, es triste. Resignación me hace cariño en la cabeza como si fuera un cachorro desamparado. Cero respeto. Creo que es mejor ir a dormir de una buena vez, Resignación no es una buena compañía. 

Balada del amor ignorado

Aquel que esperaba
sin saber su cara, 
pasó hoy a mi lado 
y llevóse mi alma. 

La trova que en ese 
momento cantaba, 
se quebró en mis labios 
y tornéme pálida. 

Alguien me lo dijo 
sin voz ni palabra: 
—¡Levanta los ojos, 
que pasa el que aguardas! 

 Me puse a seguirlo 
como una sonámbula, 
con las manos trémulas 
y la cara pálida. 

Mas él, sin mirarme, 
se adentró a su casa, 
sin saber que a rastras 
se llevaba un alma.  

Me volví tan triste 
que lloré hasta el alba, 
¡le daría la vida 
y él no sabe nada! 

Balada del amor triste

Viento que te vas 
a donde no puedo 
yo ir, 
¿no me llevarás? 

Si tuviera alas, 
alas como tú, 
¡ay, contigo iría 
por el cielo azul! 

Porque estoy tan triste 
que deseara huir. 
Llévame, ¡oh pampero 
muy lejos de aquí! 

Haréme liviana, 
más de lo que soy, 
para pesar menos 
he llorado hoy. 

Para pesar menos, 
si preciso es, 
mi trenza sombría, 
¡ay!, me cortaré. 

Para pesar menos
ni he de sonreír 
cuando al fin me lleves 
muy lejos de aquí. 

Lo único, viento, 
que no puede ser, 
es que yo a aquel hombre 
deje de querer. 

Aunque pese mucho 
ese amor irá 
a donde yo vaya. 
¿Me podrás llevar?

You'll see us someday


-¿En qué estás? 
-En nada especial 
-¿Y eso qué es? 
-Un intento de diseño 
-¿Ya? 
-Nah, estoy probando imágenes y colores para ver lo que podría ser un tatuaje 
-¿Eso va en serio? 
-Supongo que sí 
-Pensé que era un capricho del momento no más 
-Yo también, pero creo que es una forma simbólica de hacerme cargo de... no sé, todo 
-¿Cómo así? 
-El colapso interno empezó cuando me di cuenta que extrañaba personas, conversaciones, lugares... e inevitablemente me pregunté si en verdad todo esto valía la pena. Y ahí me fui a la cresta
-¿Y vale la pena? 
-Supongo que sí 
-¿Supones? 
-Sí, si al final estando acá o allá o en la China, las cosas iban a cambiar igual. Siempre es así, la vida es así 
-Pero creíste que sería distinto 
-Absolutamente 
-¿Y elegiste estrellas? 
-Mis estrellas favoritas, obvio 
-Tanto que webeas con las famosas estrellas 
-Lo sé, pero tengo que verlas en algún lugar 
-Me cuesta entender por qué te importan tanto 
-Si sé, pero es que representan muchas cosas... Las asocio al lugar en el que crecí, a la tranquilidad de la noche y al hecho de saber que no importa lo que pase aquí, si lo comparo con el Universo, todo se vuelve pequeño e insignificante 
-Mmm... 
-Además, de que siempre estuvieron tan cerca que nunca pensé que algún día no iban a estar allí 
-¿Hablas de las estrellas o de personas? 
-Ambas 
-Me perdí 
-Todos nosotros somos las estrellas, nos estamos desvaneciendo. Intenta no preocuparte, nos verás algún día. Solo toma lo que necesites y sigue tu camino y deja de llorar tanto... 
-¿Oasis? 
-Ajá 
-Entiendo... 
-¿Viste que no siempre soy tan hueca? 
-Si sé, ya no te voy a webear más... ¿Qué harás ahora? 
-Terminar de leer Altazor 
-Otra razón más para dejar de decirte hueca 
-Vicente Huidobro es mi terapeuta en estos momentos ¿ok? 
-Si tú lo dices, habrá que creerte... 
-Obvio 
-Y trata de hacerle caso a Liam y Noel ¿vale? 
-Lo intentaré 
-Me parece